¿Tan amarga como parece?

APENAS PARECÍA DESPEJARSE EL HORIZONTE ECONÓMICO PARA MÉXICO Y, CON LA RECIÉN APROBADA REFORMA FISCAL DE ESTADOS UNIDOS, HA VUELTO A DARLE BOLETOS DE PRIMERA FILA A LA DESESPERANZA POR EL CRECIMIENTO

La preocupación por la reforma fiscal estadounidense no tiene por qué desbordarse. Analistas creen que, de presentarse efectos negativos para México, no se darán a corto plazo debido a los tiempos de su aplicación y a las ventajas que nuestro país aún tiene frente al “proteccionismo” estadounidense.

Atender de urgencia asuntos como la inseguridad y la corrupción, a la vez que impulsar la capacitación del empleo para permanecer en la mira de los negocios internacionales “coinciden” debería de ocuparnos más que sus posibles efectos negativos, si es que aspiramos a seguir considerados en la geopolítica de hoy.

“No vemos un escenario catastrófico para tomar decisiones extremas todavía. Creemos que no será tan sencillo para EUA porque su misma reforma pone en peligro la sostenibilidad de sus finanzas públicas. Es poco probable que puedan generar recaudación por el lado de los incentivos y la inversión; habrá una especie de boquete, ¿cómo van a llenarlo con lo que plantean”, inquiere Jorge Sales, abogado y socio fundador del despacho Sales Boyoli.

La ironía de una desventaja

El abogado cree que la brecha salarial que tenemos con EUA y las prestaciones asociadas a salarios como al carga social, el IMSS, así como el pago de impuestos sobre nóminas, nos siguen dando una ventaja competitiva, con la cual el eventua impuesto transfronterizo que se está planeando se diluiría ante los “beneficios” de la política laboral mexicana.

Sales opina qie, a pesar de tratarse de un asunto “doloroso” por ser bajos los salarios en éxico, paradójicamente son un imán para las trasnacionales y que tratar de homologarlos con los de EUA -dado el contexto histórico y no económico- no sería posible. Por ello, nuestro país, tan sólo por ese punto, seguirá siendo atractivo a la inversión foránea.

En el mismo sentido se pronuncia Héctor Faya Rodríguez, experto en comunicación polñitica y asuntos públicos por la Universidad de Standford,al decir que aún es prematuro caticinar pérdidas importantes para México con la citada reforma estafounidense que fuera promovida por el presidente Trump.

“No creemos que vaya a provocar reubicación física de las empresas ya radicadas en México; la integración económica en toda América del Norte es bastante profunda, sería difícil de revertir. Sí, vemos a mediano plazo una disminución de los incentivos para invertir en México y, por ende, una posible contracción de flujos de inversión extranjera directa (IED). Esto va a generar menores ingresos fiscales para la Secretaría de Hacienda por una eventual repatrición de capitales y podría ser que también volatilidad, aunque es difícil pensar que éstra sea solamente resultado de la reforma!, soatiene Faya Rodríguez, consultor de Edelman.

¿Camino bloqueado?

Ante la posibilidad de que el gobierno de México capte menos impuestos con la medida del gabinete de Trump, Héctor Faya prevé cuatro acciones que podrían adoptar la actual y la próxima administración nacional:

La primera consistiría en un aumento de im- puestos. Por ejemplo, la generalización del IVA, aunque es la menos probable por el tema de las elecciones presidenciales.

Otra opción -prosigue- radicaría en disminuir la inversion pública, pero también es complicado porque esta en su nivel más baio de los últimos 50 ños en proporción al PIB.

La tercera seria aumentar la deuda pública, pero tampoco es viable porque, de por sí ya es desproporcionada, no hay mucho margen.

La última posibilidad que habría -abunda el especialista- sería recortar el gasto corriente del gobierno federal, y ahí si hay bastante margen de maniobra. Sin embargo, estamos en una administración saliente, por lo cual el pendiente quedara para el gabinete que llegue en diciembre del proximo año.

Sofia Torres Alvarez, analista de negocios y CEO del portal de noticias Telokwento, es mas prudente en su observación. Cree que la reforma fiscal de EUA, que reduce la tasa corporativa -la cual aquí en México es el ISR- del 35 al 21 %, a corto plazo no traería efectos evidentes para Mexico, pero a largo sí.

“Las empresas que ahora están en territorio nacional, como las manufactureras, podrían cambiar sus decisiones de crecer 0 de producir mas porque aqul’ el ISR es del 30 %. entonces verán una pérdida y podrían peligrar los empleos. Otro riesgo es la salida de capitales porque la medida incluye una disminución en la tasa de impuestos por repatriación. El gobierno de Trump busca que las empresas estadounidenses que operan en Mexico 11 otros países envíen sus utilidades a EUA antes de que se reinviertan. Se estima que esta salida de capitales sera de mas de 10 mil millones de dólares”.

El Reto

Héctor Faya afirma que, ante el desafío, México debera fortalecer la competitividad. Para conseguirlo, antes se deberán atender los siguientes puntos:

  • Estado de derecho. Reducción urgente de la delincuencia y mejoras en la procuración y administración de justicia.
  • Una política fiscal más incluyente, sostenible y transparente.
  • Reducción drástica de la pobreza: educación y salud.
  • Modernización de infraestructura.
  • Transparencia y lucha contra la corrupción.
  • Simplificación de procedimientos administrativos..
  • Apoyo a la innovación y el talento. Para avanzar en innovación, México no sólo tiene que mejorar, sino que debe hacerlo por encima del promedio de los paises de su zona.
  • Fortalecimiento de sectores beneficiados por las reformas estructurales: energético (gas, petróleo y electricidad), financiero y de telecomunicaciones.

  Ni tan negro, no tan blanco

  Quizá por ello, José Antonio Gonzalez Anaya, titular de la Secretaria de Hacienda, dijera a la prensa en febrero pasado que, al ser un tema de “riesgo para la economía” junto con las renegociaciones del TLCAN y las elecciones, ya estudian posibles cambios fiscales para blindar la productividad del país, por lo cual estén en comunicación con cúpulas empresariales a fin de diseñar un plan y proceder.

  Jorge Sales, del despacho Sales Boyoli, dice que para enfrentar la coyuntura, a los empresarios les toca fortalecer los recursos humanos, mientras que los beneficios económios a los trabajadires debieran vincularse hoy a la competitividad y a la productividad para tener otra ventaja adicional (además de la del salario y de la infraestructura).

  “También existe la necesidad de modernizar la planta productiva. en muchas ocasiones se retiran utilidades en vez de reinvertirlas para actualizar, es una tarea que debería cumplirse en el 2018 para contrarrestar el efecto de la reforma, repito, no creo que sea devastador”, ahonda el abogado.

  “Asimismo, debe mejorarse la recaudación con la creación de la base contributiva, que puede lograrse a medida que se formalice el empleo. Aunque el trabajo formal ha crecido de dos a uno respecto al PIB, el porcentaje de la informalidad en México es brutal. En América Latina tenemos la tasa más alta: casi 60% de la fuerza laboral en el país está fuera del mercado formal. Si se considerara, se podría tener una base contriutiva más amplia e igual contrarrestaría; es labor de empresarios y gobierno”.

  Luces ámbar

  Héctor Faya hace hincapié en que, aunque no hay razón para alarmarse, sí la habrá de tenerse en cuenta ciertos focos que anticipen cambios: “que caiga la IED cuando, de acuerdo con el Instituto de las Naciones Unidas para Formación Profesional e Investigaciones, México es el decimoséptimo país en materia de atracción de IED a nivel global -van alrededor de 170 mmdd en la administración actual- y que se pospongan proyectos importantes de expansión de empresas norteamericanas en nuestro país. El programa de repatriación de utilidades puede frenar los proyectos de inversión de las empresas estadounidenses en México, ya que, ante recursos escasos, puede preferirse aprovechar la oportunidad de repatriar esas utilidades”.

  En su opinión, el principal sector afectado sería el manufacturero, fundamentalmente el automotriz.

  Por su parte, la también actuaria por el ITAM recuerda que el empresario reunido en la Coparmex ha definido ciertos puntos que el gobierno debería promover àra calmar el ambiente de intranquilidad que se vive actualmente.

  “Que puedan deducirse totalmente las prestaciones laborales y las aportaciones a los fondos de pensión; otra muy importante, la deducción inmediata de las inversiones y por último, fomento a la repatriación de capitales mexicanos mediante incentivos fiscales: que quien opere en el extranjero, regrese las utilidades a México para que se reinviertan aquí y así se sume certidumbre”, concluye Sofía Torres.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On YoutubeVisit Us On LinkedinVisit Us On Instagram