Pago de horas extras con salario diario integrado

ENVIE SU COMENTARIO

En fechas recientes, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) publicó la contradicción de tesis, bajo el rubro “HORAS EXTRAS, PARA SU CUANTIFICACIÓN DEBE SERVIR EL SALARIO BASE INTEGRADO POR SER EL QUE SE PAGA EN LA JORNADA ORDINARIA”.

Jurisprudencias como la anterior constituyen una forma del sistema legal mexicano para interpretar determinados artículos de las leyes (en este caso, de la Ley Federal del Trabajo); sin embargo, dichas interpretaciones generan a veces confusión entre los particulares al momento de su aplicación. Sobre este tema se han suscitado diversas dudas entre los patrones, acerca del salario que debe utilizarse como base para calcular el tiempo extra, a partir de esta definición de la SCJN.

Al respecto, es importante precisar que la misma jurisprudencia señala, de forma expresa, que en el salario considerado para el pago de tiempo extraordinario deben excluirse el aguinaldo y la prima vacacional. De manera más genérica, la misma jurisprudencia indica que también debe excluirse “cualquier otra prestación que no se entregue de manera sistemática y ordinaria cada quince días o cada semana”. Finalmente, ordena se incluyan en el salario integrado para pago de tiempo extraordinario “aquellas percepciones que tienen como fin retribuir las horas normales de trabajo”.

Partiendo de las precisiones descritas en el párrafo anterior, podemos destacar lo siguiente: i) el salario “integrado” que define la SCJN en esta jurisprudencia no es el salario integrado tradicional considerado como “cualquier prestación que recibe el trabajador por su trabajo”; ii) cualquier prestación que el patrón entregue en forma aislada (sin periodicidad) no integrará salario para pago de tiempo extraordinario, y iii) Las prestaciones que el patrón entrega periódica y ordinariamente, vinculadas al sueldo diario, integrarán entonces salario para pago de tiempo extraordinario (en este rubro deberán considerarse, por ejemplo, vales de despensa, alimentación o ayuda para transporte).

Con base en experiencias previas en casos similares, donde la redacción de las jurisprudencias es desafortunada, resulta altamente probable que la misma SCJN emita, durante los próximos meses, algún criterio donde se precisen los alcances de la comentada contradicción de tesis. Mientras ello ocurre, es conveniente tomar en cuenta lo siguiente:

A. La nomenclatura, denominación concedida a las prestaciones, así como la periodicidad y forma de pago de las mismas, pueden representar la diferencia entre integrar o no salario para el cálculo del tiempo extra.

B. El plazo de prescripción (pérdida de un derecho por el transcurso del tiempo) para reclamar prestaciones como el tiempo extraordinario es de un año (en este caso, el año comenzará a correr a partir de octubre del 2009, por ser la fecha de origen de la obligación para integrar salario en el pago de tiempo extra).

Para mayor información o solicitud de apoyo en la aplicación de esta jurisprudencia, por favor no dude en contactar a cualquiera de los miembros de esta firma.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On YoutubeVisit Us On LinkedinVisit Us On Instagram