Los costos laborales por vivir lejos vs el home office o trabajo desde casa

ENVIE SU COMENTARIO


Diez millones de personas que trabajan en el Valle de México, a diario dedican en promedio tres horas en transportarse. Si estos treinta millones de horas diarias se trabajaran y se pagasen en cincuenta pesos la hora (salario promedio por hora que tienen los empleados en el Valle de México) significaría una erogación de 547 mil millones de pesos, poco más de 40 mil millones de dólares. Esta cifra es idéntica al monto que el Gobierno Federal ha establecido como meta para invertir en infraestructura como promedio anual a partir de 2012. 


La necesidad de estas personas de viajar durante tanto tiempo a sus destinos laborales se explica en buena medida por dos situaciones: (a) la lejanía en la oferta de nueva vivienda (71% del total de las casas nuevas construidas en México entre 2000 y 2009 se realizaron en el Estado de México) y (b) El 47% de las fuentes de empleo formal se encuentran concentradas en tres delegaciones del Distrito Federal a saber: Cuauhtémoc, Miguel Hidalgo y Benito Jurez.

Esta realidad, invita a re considerar las tendencias flexibilizadoras ya aplicables en otros países como el llamado home office que permiten al empleado desarrollar algunos o todos los días de su semana laboral desde su hogar o desde otro sitio distinto a su oficina explotando los recursos tecnológicos para cumplir las labores encomendadas.

Las ventajas de estas modalidades han sido comentadas ampliamente en nuestra circular publicada en dos mil nueve denominada “Flexibilización de las Condiciones de Trabajo como una opción de ahorro y rentabilidad para el empleador

Por increíble que parezca, nuestra Ley Federal del Trabajo reconoce en forma incipiente y por motivaciones iniciales diversas a las planteadas en este documento, dicha modalidad bajo la denominación de “trabajo a domicilio” (artículos 311 y siguientes). Por lo anterior, es viable, partiendo de este marco legislativo estructurar desde el punto de vista jurídico laboral, un esquema para el llamado home office.

El trabajo a domicilio no es para todo tipo de empleados ni para todo tipo de trabajos por ello, debe evaluarse con detenimiento el tipo de labores compatibles con estas tendencias laborales, la asignación, uso y mantenimiento de instrumentos y/o materiales de trabajo como equipo de cómputo, Internet, telefonía celular etc. Igualmente deben documentarse puntualmente, las obligaciones de las partes (empleador y trabajador) bajo esta fórmula.


Recommended Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On YoutubeVisit Us On LinkedinVisit Us On Instagram