La Suprema Corte de Justicia Mexicana, ha establecido los requistos para acreditar el acoso laboral (mobbing).

En una resolución sin precedentes, dictada a principios del mes de febrero; en materia civil y no laboral; pendiente de ser publicada, la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha fijado por unanimidad de sus cinco ministros, algunos de los elementos y conductas que deben acreditarse en un litigio para probar el acoso laboral; entre ellos se destacan los siguientes:

(i) El objetivo, por parte del hostigador para intimidar, opacar, aplanar, amedrentar o consumir emocional o intelectualmente al demandante, con mira a excluirlo de la organización o a satisfacer la necesidad de agredir, controlar o destruir.

(ii) La agresividad o el hostigamiento laboral puede ser, bien entre compañeros del ambiente del trabajo que ocupan un nivel similar en la jerarquía ocupacional o por parte de sus superiores jerárquicos.

(iii) Que dichas conductas se hayan presentado de manera sistemática, es decir, a partir de una serie de actos o comportamientos hostiles hacia uno de los integrantes de la relación laboral, de manera que un acto aislado no puede constituir mobbing, ante la falta de continuidad en la agresión en contra de algún empleado o del jefe mismo.

Estos requistios surgen al resolverse el amparo directo 47/2013, donde una trabajadora demandó en la vía civil, el pago de una indemnización por concepto de reparación del daño por mobbing o acoso laboral del lugar en el que trabajaba (paradójicamente se trata de una empleada de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje del Valle de Toluca, Estado de México).

En el análisis del caso, se realizaron algunas precisiones referentes al mobbing o acoso laboral tomando en consideración diversos estudios doctrinales, su normativización en los tratados internacionales y lo previsto en la legislación interna, como por ejemplo, el Acuerdo General de Administración III/2012 que contiene las bases para investigar y sancionar el acoso laboral y el acoso sexual en la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Entre uno de los aspectos más relevantes se señaló en la sentencia que las conductas configurativas del mobbing o acoso laboral pueden generar daños o afectaciones susceptibles de reclamarse mediante distintas vías, como podrían ser la penal, administrativa, civil o laboral de acuerdo a la pretensión que demande el afectado, cuyos procedimientos darán lugar a la distribución de cargas probatorias distintas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On YoutubeVisit Us On LinkedinVisit Us On Instagram