Implicaciones legales en el empleo de trabajadores domésticos

 ENVIE SU COMENTARIO

Las actividades laborales de las familias generan con frecuencia la necesidad de contratar empleados domésticos para labores de aseo, cuidado de infantes o transportación (choferes), entre otros. Es común que este tipo de contrataciones se realicen de manera informal, basadas en la confianza y la buena fe, sin considerar las obligaciones legales.

Lo primero a tomar en cuenta es que estas relaciones son laborales, en la misma medida que las de un empleado de una oficina o comercio con su patrón. En consecuencia, la persona del aseo, la que cuida los niños o el chofer tienen derecho a todas las prestaciones previstas en la Ley Federal de Trabajo, tales como aguinaldo, vacaciones, días de descanso obligatorio, un día de descanso a la semana y pago doble de salario si laboran en dichos días.

Una excepción relevante a este cúmulo de deberes laborales deriva de la Ley del Seguro Social, que no obliga a afiliar a los empleados domésticos ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) pero sí a responder en caso de accidente o enfermedad.

La Ley Federal del Trabajo considera empleados domésticos a las personas que prestan servicios de aseo, asistencia y demás propios o inherentes al hogar de una persona o familia; conforme a la misma Ley, este tipo de trabajadores tienen derecho a gozar de tiempos de reposo suficientes para disfrutar de sus alimentos y descansar durante la noche. Salvo pacto en contrario, si el patrón concede alimentos y habitación, por ministerio de ley, el sueldo del trabajador doméstico se considera incrementado en un 50% adicional al pago efectuado. Así, los trabajadores domésticos tienen todos los derechos laborales de la LFT por ser trabajadores y, adicionalmente, los derechos especiales descritos en este párrafo por ser domésticos.

La misma legislación define que no son trabajadores domésticos, y por lo tanto sólo tienen derecho a las prestaciones laborales generales, las personas que presten servicios de aseo, asistencia, atención a clientes y otros semejantes en hoteles, casas de asistencia, restaurantes, hospitales colegios y otros análogos. Tampoco serán considerados empleados domésticos los porteros y veladores.

Es una práctica común que los empleadores de trabajadores domésticos no documenten estas relaciones y se limiten a pagar en efectivo, sin dejar ninguna constancia escrita de la relación laboral.


Recommended Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On YoutubeVisit Us On LinkedinVisit Us On Instagram