Efectos jurídico laborales del outplacement

Las crecientes tendencias globalizadoras han generalizado el uso de nuevas prácticas en la gestión del capital humano, entre ellas, la del outplacement, cuyos efectos legales y laborales se comentan en esta nota.

El denominado outplacement consiste en un conjunto de prácticas encaminadas a asistir desde diversos ángulos a los trabajadores que dan por terminada su relación laboral. Bajo esta premisa, el ex empleado puede recibir, desde ayuda emocional para manejar la pérdida del empleo, hasta la obtención de ofertas para nuevos trabajos, pasando por un proceso de capacitación para elaborar currículos o recibir incluso en préstamo una oficina con todos los servicios durante el intervalo de desempleo.

Los prestadores de estos servicios destacan ventajas para los ex patrones, tales como reducir el impacto negativo de un recorte de personal y evitar la baja productividad del que permanece en la organización, así como disminuir en forma significativa los problemas legales que pudieran presentarse, poniendo énfasis en el compromiso moral y humano de la organización para con el personal –tanto que sale como el que permanece–, lo cual promueve una imagen positiva de la compañía ante sus empleados, clientes y proveedores, la comunidad, el sector y los medios. Dada la naturaleza “anticíclica” de este servicio, la oferta del outplacement se ha diversificado en precio y calidad; sin embargo, el patrón deberá evaluar para qué tipo de empleado y funciones es adecuado.

Quizá el efecto legal y laboral más relevante radica en la terminación del vínculo laboral y el inicio del denominado outplacement; los patrones deberán ser cuidadosos en el orden de ambas relaciones, por lo que deberá finalizarse primero el vínculo de trabajo, generalmente por medio de la firma de una renuncia, para después dar paso al otorgamiento del outplacement. Además, el prestador de este servicio deberá ser siempre una persona moral diferente al patrón, no vinculada accionaria o estructuralmente con éste. El énfasis en aspectos como los mencionados evitará que se presuma la continuidad de un vínculo laboral o la anulación de la renuncia.

El aspecto financiero también deberá tomarse en consideración para decidir entre el pago por los servicios de outsourcing o el otorgamiento de una gratificación por el mismo monto al empleado, por concepto de terminación de la relación laboral, sin perder de vista los efectos fiscales en cada uno de dichos escenarios.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On YoutubeVisit Us On LinkedinVisit Us On Instagram