Alternativas ante la Jurisprudencia que obliga a mantener dado de alta en el IMSS a un ex trabajador

En fecha reciente, la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha hecho pública la ejecutoria de la jurisprudencia: “Ofrecimiento de Trabajo. El aviso de baja del trabajador ante el Instituto Mexicano del Seguro Social y su alta posterior, ambas en fecha previa a aquella en que el patrón le ofrece reintegrarse a sus labores en el juicio relativo, donde niega haberlo despedido, sin acreditar la causa que originó la baja, implica mala fe”. Los efectos de esta jurisprudencia han sido ya comentados en nuestra aportación del pasado mes de junio.

En esencia, una ejecutoria es el detalle de los razonamientos que llevaron a los ministros de la Corte a emitir una jurisprudencia, por lo que el citado texto resulta de mucha utilidad para entender el contexto en que será aplicable una jurisprudencia.

Esta ejecutoria menciona, entre otros argumentos, lo siguiente:

…No es comprensible que el patrón demandado niegue haber despedido al trabajador en la fecha que alega en su demanda si antes del ofrecimiento lo dio de baja del Seguro Social y posteriormente de alta, pues mientras no se tenga conocimiento del motivo de la baja, hace presumir entonces no sólo la existencia del despido, sino también su pretensión de revertir la carga probatoria al empleado… aparentando buena fe.

Por tanto, si no se tiene noticia de que la baja se deba a un motivo diverso al despido…no podrá aclarar lo contradictorio de su proceder y por consiguiente revela que el ofrecimiento de trabajo es de mala fe…

De lo anterior, así como del texto de la ejecutoria, se desprenden algunas alterativas para que el patrón con una baja y posterior alta en el IMSS previas al ofrecimiento de trabajo pueda salir airoso en un juicio laboral con estas características; tales alternativas radican en: (a) la causa de la baja manifestada ante el Instituto; (b) las pruebas aportadas en un juicio laboral y las generadas previamente que acrediten que la baja no fue por el despido que alega el trabajador, y (c) la forma y monto del salario base de cotización. No existen soluciones únicas y cada caso deberá revisarse en forma particular, pero estos tres puntos clave resultarán de mucha utilidad ante una contingencia como la expuesta.

Si usted desea mayor información, por favor no dude en contactarnos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On YoutubeVisit Us On LinkedinVisit Us On Instagram